Avispa Nº 27

Libros y Revistas recibidas

Autorretrato con cardo - Roberto José Mendez Martínez
Revista APOFÁNTICA
Los poemas del salvaje - Joel Jover  
Morador- Carlos Roberto Pérez
   

AUTORRETRATO CON CARDO
ROBERTO JOSE MENDEZ MARTINEZ
Ediciones Unión
Colección CONTEMPORÁNEOS
CUBA
 
Hay relaciones que nos hacen abrir los ojos, que trascienden abuelas y cementerios, que desoyen consejos, que se hacen carne; cartas jamás lanzadas hacia el cielo pero jamás echadas por tierra. Este abrirse solo ante la vida encona heridas, muchas aristas florecen a los costados de aquellos senderos si bien trazados, no seguidos… Por eso a veces los sueños se agitan y la pesadilla de la pregunta en punta de cardo nos retrata, tal el caso del poemario Autorretrato en Cardo de Roberto Méndez.
Es que hay una manera de estar solo, peligrosa como un reptil, avezada como equilibrista que puede traducirse tanto en una oda como en una historia natural o un ensayo sobre la tristeza. Es que siempre hay nuevas máscaras para probar viejos caminos, quizás hasta para atrevernos a desandar los pasos que nos separan de la casa paterna y tal vez, llegar hasta ahí y no bajar la cabeza como el hijo pródigo sino mirar fijamente la tranquera y no perdonarnos. Como todo es posible, los trazos sobre el muro de la conciencia se hacen grieta y la maleza crece hasta ser una con la buena hierba. ¿Cuál de ellas o quién de nosotros será capaz de llegar hasta la luz?
Siempre hay normas que se quiebran, juegos que cruzar y mutaciones del alma para dar paso al sobreviviente. Habrá que ser tigre y plasmar con su huella el poderío, o delfín conocedor de todas las voces del océano, o viento, o música y cadencia de palabras. Muchas tardes seremos retruécano y San Pablo volverá a hacer el mal que no quiere en lugar del bien que sí desea; entonces las cenizas invadirán lo miércoles y los demonios abandonarán las noches para ser dueños y señores del mediodía.

 

Así y sólo así podrá el autor ir aun más allá de la luz o la palabra, analizar cual teólogo el porqué del miedo, deshacer manuscritos como amo absoluto del Verbo y resucitar alma, ave, danza o humedad al pie del llanto de los ángeles.
En Autorretrato en Cardo todos los puentes quedan tendidos… A lo lejos, desnuda, la puerta a los infiernos donde reinan las vírgenes del manzano y el alma desnuda del poeta que les dio la vida: Roberto Méndez.
 
Roberto Méndez es poeta, ensayista, crítico de arte y narrador. Nació en Camagüey, Cuba,1958. Es miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y de la Unión de Historiadores de Cuba, Vicepresidente de la Filial de la Fundación «Nicolás Guillén» en Camagüey; Doctor en Ciencias sobre Arte en el Instituto Superior de Arte de La Habana y Fundador del movimiento literario en la Universidad de Camagüey. Ha impartido conferencias en Cuba, España., México, Colombia, y Corea del Sur. Libros publicados: Carta de relación, Manera de estar solo, Desayuno sobre la hierba con máscaras, Música de cámara para los delfines, Libro del Invierno, El fuego en el festín de la sabiduría, La Dama y el Escorpión y Conversación con el ciervo e ntre otros.
Contacto con el autor: rmendez@pprincipe.cult.cu

Marcela Predieri - delapalabra@hotmail.com

 

Libros

APOFANTICA - Arte y Literatura. Revista-libro,
l50 páginas.
Edición Cuatrimestral
Dirección: Stella Alvarado.

 
“Nadie ignora lo que es el punto vélico de un navío; lugar de convergencia, punto de intersección misterioso ( hasta para el constructor del barco), en el que se suman las fuerzas dispersas en todo el velámen desplegado”. Así se expresaba Julio Cortázar, para agregar “no es difícil encontrar o hasta provocar un punto vélico en el aire, pero una condición es necesaria: hacerse una idea muy especial de las heterogeneidades admisibles en la convergencia; no tener miedo del encuentro fortuito (que no lo será) de un paraguas con una máquina de coser”.-
A semejanza de un punto vélico, Apofántica es el sitio donde se reúnen las publicaciones inéditas de escritores contemporáneos residentes en distintas zonas del país y del exterior En su intención original de unificar y difundir la obra de autores nacionales , Apofántica se ha proyectado en un espacio afín a su criterio, ya que en las páginas del Suplemento Cultural del Diario La Capital de Mar del Plata, colaboradores e integrantes del Consejo de Redacción, tales como Américo Cristófalo, Liliana Heer, Juán-Jacobo Bajarlía entre otros, se han referido analíticamente a la obra de importantes escritores nacionales.
En la presentación de los tres primeros números de Apofántica, en la 31 Feria del Libro, Stella Alvarado, su Directora expresó: “ muchos de ustedes se han preguntado y se preguntan aún el significado del término apofántica : tenemos algunas definiciones y a través de ellas iremos intentando develar este interrogante:

“Todos sabemos que en el sueño , todo es , y no existe la sospecha ni de lo que ya ha sido ni de lo que aun no ha sido . En el sueño no existe la sospecha de ser ni de no ser en el tiempo. Y tampoco en el espacio.
Nuestra revista-libro surgió como en un sueño, sin sospechar la relevancia que habría de cobrar en el breve tiempo transcurrido desde su aparición. Tampoco intuíamos las inquietudes que habría de generar el significado de su nombre.
“Hay una apofántica aristotélica , que lleva a la razón, y ésta a su vez nos conduce a juicios firmes y precisos sobre el conocimiento del Bien y del Mal.
El Bien y el Mal están de esta manera relacionados al conocimiento ; el conocimiento que busca su justa medida: el poder de poder decir Si o No.
Nietszche planteaba una fórmula apofántica : “un Si, un No , una línea recta , un destino».
Descartes señalaba que el Si y el No apofántico pueden determinarse desde una diferencia simbólico-conceptual. Pero el Sí y el No cartesiano no provienen de la misma fuente que la nietszcheana. Hay que tener en cuenta que Nietszche agrega una idea: la de destino , que no aparece en el horizonte cartesiano.
Tal vez esa omisión cartesiana reemplace la idea de destino en un orden universal inteligible, donde sí aparece la libre capacidad de crear”.-
John Ashbery sentenció que “la letra es solo el speculum , el espejo y el sueño donde ella se ve”; Juán-Jacobo Bajarlía agrega: “la letra, es también el exilio ; el espejo del exilio en el que se ve a sí misma para buscar las raíces del abismo”.- Apofántica es el espejo y el sueño. Es aquel punto vélico.

Para suscripciones, adquisición de número atrasados y colaboraciones, el mail es el siguiente : apofantic@yahoo.com.ar

Libros

LOS POEMAS DEL SALVAJE
JOEL JOVER
Editorial Acana, 2002 CUBA
 
Como en un viaje a través de sí, Najok, hijo del Oso, hace frente a la desnudez del invierno para encontrar aquella semilla que se incrustó en la tierra para ser raíz y génesis. A medida que avanza, el joven se separa del Padre y aparecen, desnudos ante sus ojos, la mujer, el padecimiento, la lealtad, la injusticia, los recuerdos que llagan y aquellos que enaltecen. Pero Najok ya no puede volver a sus ancestros; tampoco puede dejarlos, aunque a ellos deba “el arco y la dirección de la flecha”. Najok, hombre ahora, sabe de su valor y le llega el tiempo del debe y el haber hecho poema.
En esta búsqueda, tampoco Najok sino su demiurgo, Joel Jover reconoce su ser partido; dos en cuerpo y alma, lejanos de la verdad de ser uno para poder dar vida. De esta manera no puede sino aguardar a que otro tenga la piedad de nombrarlo por su nombre, antes de que la muerte, sin recato ni pudor, se muestre como un perro o quizás como una mujer para devorarlo eternamente innominado. Kantiano, con el quién soy a roce de labios y sostenido por todas las demás preguntas posibles, en Los Poemas Del Salvaje , el hombre se descubre como el único ser que tiene conciencia de su muerte y aun así, capaz de seguir subiendo piedra a piedra por una vida que jamás llegará a comprender. Así de simple. Y de profundo. Como la Poesía de Joel Jover.
 

Marcela Predieri - delapalabra@hotmail.com
 

MORADOR
de CARLOS ROBERTO PEREZ
 
Poemario de un joven escritor de la Patagonia, exponente del «Percepcionismo Literario» -movimiento cofundado por el autor- como reza la contratapa del libro. En él nos entrega su palabra con la cual nos habla primeramente del fundamento de su trabajo acerándonos a su pensamiento con estas voces. ...»escribir poemas es morirse un poco en cada verso», «las nuevas visiones de la realidad caen como las esperanzas ante lo inevitable», « ¿Quién me puede explicar el efecto de los sonidos del alma?
Encontrarnos hoy con un poeta joven es como retomar el origen, viajar a la semilla. Nos da luz y ruptura. Su decir, nunca silencioso, es oscuro e incisivo, lo lleva a buscar un camino en este hoy brumoso. En él confluyen, en intensidad, búsquedas y encuentros de un ver propio y de ineludible verdad. Los espacios de su poesía oscilan del aire metafórico a la raspante realidad metonímica. Su palabra dibuja por sí misma los pasos que sigue el poema para convertirse en música ácida: «El habla de Bach/ mientras fundía sus ojos,/ en torrentes de hiel/ más corrosivas/ que el metal». En el hacer del poema nos propone lo visible y vivible: «El cartel brillante/ que atenta/ a la luna encendida/ en el pavimento». El lenguaje se anilla, se alarga, se arrastra y salta a los ojos de la palabra. Se atreve con el pensamiento poético que va al margen de la reflexión: «...y en el horizonte/ donde nadie lo honra/ se desvanece/ la continuidad/ del cosmos». La acción se vuelve en contra, es un grito, un lamento contra la amarga realidad del vacío del poeta: «A sabiendas del abismo/ arrojé las flechas/ dentro suyo/ y el grito salió/ desesperado a mi encuentro».
Los poemas de Carlos Roberto Pérez crean al otro que es y desconocemos. Nos brindan -yeso es bueno- lo más intenso de una pasión que alienta como acto revelador.

Vilma Brugueras - Miramar 

Libros